/ Friedrich Nietzsche

Being singular plural
Jean-Luc Nancy

This epigraph is chosen quite deliberately. I run the risk of its seeming to lend itself to a certain Christian, idealist, and humanist tone, a tone in which it is easy to recognize those well-meaning virtues and values that have loosed upon the world all the things that have driven the humanity of our century to despair over itself, where these values are both blind to and complicit in this letting loose. +

english | | | Comments closed

Nietzsche y el círculo vicioso
Pierre Klossowski

Introducción

Tenemos aquí un libro que dará cuenta de una rara ignorancia: ¿cómo ceñirse a hablar del “pensamiento de Nietzsche” sin señalar en ningún momento lo que ha sido dicho al respecto? Existe el riesgo de volver sobre pistas ya seguidas en más de una ocasión, sobre huellas tantas veces indicadas –plantear imprudentemente cuestiones superadas– y así dar muestras de negligencia, de una falta total de escrúpulos en relación con las minuciosas exégesis emprendidas hasta hoy, para interpretar las mismas señales como destellos de calor que un destino sigue arrojando sobre el horizonte de nuestro siglo. +

castellano | | | Comments closed

El último hombre en una botella
Francis Fukuyama

Porque El Fin de la historia estaba fundamentalmente equivocado

Si reorientamos nuestra perspectiva desde la política y la economía contemporáneas hacia temas más filosóficos, veremos que existen desarrollos que se perciben a simple vista sobre el final del siglo XX y que podrían acabar definitivamente con la historia humana, pero no de la manera que yo sugería en El fin de la Historia y el último hombre. Allí yo argumentaba que la direccionadidad y el carácter progresivo de la historia humana había sido impulsado por el despliegue de la moderna ciencia natural. La energía del vapor, los ferrocarriles y la producción maquiníca crearon la Era Industrial e hicieron posible la aparición del estado centralizado, burocrático y racional de Max Weber, del cual la Unión Soviética ha sido un ejemplo extremo. Por otra parte, el pasaje de una sociedad industrial a una postindustrial estableció un conjunto muy diferente de condiciones económicas, en el cual las manufacturas dan lugar a los servicios, los requisitos educativos se elevan sustancialmente, la inteligencia relega la producción material a un segundo piano, la tecnología y la innovación tecnológica lo penetran todo, y la complejidad de la vida económica aumenta en forma exponencial. +

castellano | | , , , | Comments closed

¿Qué es ser contemporáneo?
Giorgio Agamben

1

La pregunta que desearía inscribir en el umbral de este seminario es: “¿de quiénes y de qué somos contemporáneos? y, sobre todo, ¿qué significa ser contemporáneos?” (…) De Nietzsche nos viene una indicación inicial, provisoria, para orientar nuestra búsqueda de una respuesta. (…) En 1874, Friedrich Nietzsche, un joven filólogo que había trabajado hasta entonces en textos griegos y dos años antes había alcanzado una celebridad imprevista con El origen de la tragedia , publica las Consideraciones Intempestivas, con las cuales quiere ajustar cuentas con su tiempo, tomar posición respecto del presente. +

castellano | | , | Comments closed

Marx y el futuro
Marshall Berman

El MANIFIESTO COMUNISTA de Karl Marx cumplirá 150 años dentro de muy poco tiempo. Hace más de 30 años, cuando yo era joven, me enseñaron que este trabajo era obsoleto y que, aun cuando pudiera ayudarnos a entender el mundo de 1860, lo cierto es que no tenía ninguna relación con el mundo de 1960: el mundo del Estado de Bienestar y de la Guerra Fría. Es irónico, pero a medida que me hago más viejo, el MANIFIESTO parece rejuvenecer y hasta podría resultar que tenga más relevancia a finales del siglo XX, que a mediados del siglo XIX.

Deseo aclarar que no considero al MANIFIESTO como un ejemplo de «álgebra revolucionaria» para una vanguardia leninista del futuro. El leninismo es uno de los grandes errores del siglo XX: ha sido cruento en extremo, aunque no creo que sea inherentemente criminal; su problema es su inherente quijotismo. La sociedad moderna no está estructurada de esa forma, no es arcilla en las manos de una élite intelectual. (La suerte de Platón, el primer leninista del mundo, sugiere que la antigua sociedad tampoco era así). Tendremos que convivir con aquello que Marx durante mucho tiempo denominó «la moderna sociedad burguesa». Empero, esto no condena al MANIFIESTO; de hecho allana el terreno para aquilatar su verdadero poder y valor. No es una suerte de plan de escape para mostrarnos la salida de la moderna sociedad burguesa; es una guía que nos indicará cómo es en verdad la vida en esta sociedad. +

castellano | | , , | Comments closed